ARBÖ tiene el remedio en el estante: se llama “DataCol”