La UE busca que el medio ambiente gane peso en la elección de las ruedas

Bruselas simplifica el etiquetado para que el precio no sea el único criterio considerado por los compradores

Más fácil, transparente y seguro. Y sin que aumente el precio. Así será el proceso de elección de neumáticos de su vehículo a partir de ahora. Una nueva etiqueta europea, en vigor desde el pasado 1 de mayo, hará más sencillo este procedimiento. Con ella se pretende que, además del precio, otros factores, como la eficiencia energética y el medio ambiente, se tengan en cuenta en la decisión.

“El objetivo que tiene es facilitar el proceso de compra con la información que se aporta. Con unos criterios muy claros, que son tres: eficiencia energética, seguridad y respeto al medio ambiente”, explica José Luis Rodríguez, presidente de la Agrupación de Fabricantes de Neumáticos (Afane).

En los dos primeros aspectos se reduce el número de categorías de siete a solo cinco, de la A a la E, y se añaden dos pictogramas que reflejan si los neumáticos son aptos para conducir con nieve y hielo. La emisión de ruido también se refleja de forma más clara ahora con un nivel de tres letras, de la A a la C.

Incorpora igualmente un código QR, que al recogerlo con su teléfono móvil le llevará a una base de datos de la Unión Europea con toda la información disponible sobre el producto.

La nueva etiqueta “se ha simplificado, ha quitado categorías, ha puesto dibujos explicativos y más claros”, argumentan desde Bridgestone. “No van a subir los precios”, aseguran desde Michelin.

Saber leerla correctamente, combinando todos los factores, es la llave para tener una idea global sobre la calidad de los neumáticos. “El objetivo es tener neumáticos mucho más eficientes, que consuman menos combustible y que hagan menos ruido”, dice Óscar Bas, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (Adine). “Y darle la vuelta a la decisión del consumidor”, añade, para que el precio no sea el factor determinante.

Rodríguez esgrime que, según un estudio de Afane, un consumidor se puede ahorrar el equivalente al precio de uno de los cuatro neumáticos que ponga en su coche si elige uno de la categoría A en eficiencia energética en vez de un E. Con el primero, recorrerá hasta 40.000 kilómetros. Con el segundo, solo hará 25.000. En esa diferencia de 15.000 kilómetros está el ahorro, “con una media de 200 euros”, sostiene.

Fuente: cincodias.elpais.com  18-05-2021

Ver noticia completa